Tres principios para el éxito

Cómo una organización logra el éxito mientras otra idéntica lucha por sobrevivir?
Varios ejemplos en el mundo (Southwest Airlines, Wal-Mart, Johnson & Johnson) muestran que lo que les abrió las puertas del éxito fue un elemento premeditado de estrategia de negocios relacionado con la GENTE.
Independientemente de la industria, no es casual que las organizaciones consistentemente identificadas como ganadoras en su campo también son los mejores lugares para trabajar.
Hay innumerables encuestas en el mundo en las que se pregunta a los empleados de una gran variedad de industrias “qué es lo más importante en su trabajo?” La respuesta más frecuente es “Comunicación abierta”. Muchas veces esta observación es tomada como que las empresas se tienen que volcar a causas humanitarias o sociales. Pero lo cierto es que la gente motivada se mueve más rápidamente!
En las empresas en donde se encuentra este estilo de comunicación, en donde en cada nivel la gente se comunica como coaches o facilitadores más que como gerentes o jefes, parece que se encuentran estos tres principios:
1. la gente está comprometida. No se puede mandonear a la gente para que se comprometa. Adhesión a la tarea no es compromiso. Alguien dijo que es como la diferencia entre mantener un jardín en el desierto o en un valle fértil: en el primer caso lleva mucho más trabajo; en el segundo, el ambiente hace gran parte de nuestro trabajo.
2. la gente sabe que se la aprecia. Si me importa una persona, le diré la verdad, aunque sea dura. Cuántas veces vemos que no se le dice a alguien que su trabajo no es satisfactorio y luego se lo castiga por eso? Cuántas conversaciones inexistentes entre pares generan falta de acuerdos por miedo a que el otro tome mal lo que tenemos que decir? Mostrar aprecio está asociado con hablar con claridad, sin dejar de lado las formas. Por acá decimos que lo cortés no quita lo valiente.
3. la gente está habilitada. Cómo? Se les da herramientas, o sea, equipamiento y sistemas. Será que a veces decimos a la gente lo importante que es hacer algo y luego hacemos que sea casi imposible lograrlo? También se les da confianza. Amiguémonos con el concepto de que logramos lo que esperamos lograr. Seamos claros sobre roles, expectativas y desempeño. Hagamos coaching a la gente para que tomen las decisiones correctas y habilitémosla así a hacer. Por último, se la entrena. No cortemos el entrenamiento cuando las ganancias bajan; hagamos un monitoreo de sus necesidades; démosle lo que necesiten para formarse mejor, para ganar en seguridad, en confianza en su pericia, en habilidades blandas para vincularse con otros.
El retorno más alto sobre la inversión en la gente vendrá de lograr su compromiso, de apreciarlos y cuidarlos y de proveerles de lo que necesitan para hacer su trabajo. En el fondo, no es tan complicado.

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |