El entusiasmo es causa o efecto?

entusiasmo laboralQuien no quiere tener gente comprometida con la empresa, que encare con entusiasmo no sólo los desafíos sino también las necesarias rutinas cotidianas?

En tiempos no muy lejanos, el trabajo y las organizaciones eran más simples, más dependientes del contacto personal, no sólo con los miembros de la misma empresa sino con los clientes, con menos competencia y con muy poca tecnología incorporada a las personas.

Hay quien dice que en ese tiempo era común observar el entusiasmo de la gente dentro de las empresas y que, por lo tanto, era más simple obtener la adhesión y el compromiso. La cercanía de las relaciones internas  permitía, además, registrar más fácilmente a quienes mostraban esas conductas y a quienes no.

Hoy, el entorno laboral cambió drásticamente. Tanto el trabajo como las organizaciones se han complejizado al entrar en contacto con clientes globales, competencia global, tecnología incorporada en todo lo que las personas hacen, comunicaciones más distantes y abrumadoras en su cantidad lo que, en algún nivel, ha empeorado las comunicaciones entre las personas.

La flexibilidad y capacidad de adaptación a estos cambios no están distribuidas equitativamente en la población que trabaja en organizaciones. El entusiasmo tampoco. La supervivencia del más apto se ve reflejada en grandes cantidades de gente que soportan increíbles presiones y aún siguen en carrera, muchos de ellos con altísimos costos en su salud.

Pero hay un cambio en muchos líderes de organizaciones que toman responsabilidad en construir y mantener ambientes de trabajo sanos y agradables.  Ellos ya saben que el bienestar del empleado es una clave por lo que la inversión en una cultura que involucre los corazones, mentes, emociones y espíritu de su gente resultará en un ambiente social y psicológicamente sano con sus consecuentes beneficios en la productividad del empleado y en los resultados de la empresa.

La Asociación Psicológica Americana y sus contrapartes canadienses han identificado 5 áreas que contribuyen a lograrlo:

  1. Involucramiento de los empleados.  El involucramiento en toma de decisiones, con su consecuente autonomía para el empleado, resulta en un incremento de la productividad y un ausentismo y recambio reducido. Esto incluye actividades de equipo, task forces, management participativo y foros de empleados.
  2. Balance entre trabajo y vida personal.  La asistencia a los empleados para manejar las múltiples responsabilidades de su vida ayuda a disminuir conflictos entre el trabajo y la vida personal.  El resultado es un incremento en la moral y la satisfacción, así como menos ausentismo y recambio.  Trabajo flexible, permisos acordados, menú de beneficios, trabajo part time o roles compartidos, planes de asistencia financiera creativos, son algunos recursos.
  3. Crecimiento y desarrollo del empleado.  Sin duda, esto permite a los individuos realizar contribuciones más interesantes, dado que provee flexibilidad interna y oportunidades promocionales.  Los empleados aumentan su motivación y su confianza a medida que incrementan su nivel  de habilidades. El aprendizaje continuo disponible, el counseling de carrera, el coaching ejecutivo, son mencionados como recursos viables.
  4. Salud y seguridad.  Mientras que antes interferir en las vidas personales de los empleados era inaceptable, hoy las compañías reconocen que focalizarse en la evaluación de la salud del empleado, la prevención y el tratamiento, reduce riesgos y por lo tanto, costos corporativos. La salud de los empleados se tornó productiva.  Iniciativas: chequeos generales de salud, programas educacionales y recreacionales, entrenamiento en salud y seguridad y manejo del estrés, así como cobertura de seguro de salud son las estrategias más comunes.
  5. Reconocimiento.  Reconocer a los empleados por sus contribuciones individuales y colectivas es clave para hacer que la gente se sienta apreciada.  Los programas incluyen ceremonias formales de reconocimiento así como una variedad de estrategias monetarias y no monetarias más el feedback afirmativo fluido e informal.  El resultado es un incremento en la satisfacción del empleado y altos niveles de autoestima y moral.

Mientras que cada vez más líderes están tomando acción para construir espacios de trabajo saludables, tal vez no todos lo publicitan.  Revisar esta actitud puede llevar a otros caminos tal vez más redituables. Al fin y al cabo, la gente quiere trabajar en organizaciones que muestran un balance entre el interés por la ganancia y el bienestar de los empleados y los clientes quieren hacer negocios con organizaciones en donde los empleados trasladan su sentido de orgullo y satisfacción con el trabajo en un servicio de calidad al cliente. Tal vez el entusiasmo sea hoy un efecto.

 

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |