Una solución para equipos: el efecto Pigmalión

En estos tiempos de depuración de equipos de trabajo, en que tratamos de buscar el mejor perfil dentro de lo que tenemos para desarrollarlo y tal vez, descartar aquello que juzgamos fuera de nuestros estándares, es válido volver al mito de Pigmalión que se enamoró de su escultura de una mujer – que cada vez se convertía en más perfecta a medida que la modelaba – a la que finalmente los dioses le dieron vida. La lección de este mito es que si creemos que alguien es de determinada manera, tendrá más probabilidades de convertirse en aquello que creemos que es o, podemos decir, nuestra mirada crea realidad en aquello que miramos.
Por más “revolucionario” que parezca, no es nuevo este concepto. Comenzó en el área de la educación, a través de un profesor de psicología, Robert Rosenthal, en la década del 70. Rosenthal descubrió que las expectativas de los maestros se reflejaban en el desempeño de los alumnos. Su conclusión fue la siguiente: mientras más altas son las expectativas que tiene una persona respecto a otra, más probable será que ésta última logre resultados positivos. Este descubrimiento puso en evidencia el fenómeno que se conoce con el nombre de “Efecto Pigmalión”.

El Efecto Pigmalión no ocurre únicamente en las escuelas, sino también en las organizaciones. Las personas rápidamente descubren el nivel de desempeño que sus jefes establecieron para ellos y luego gravitan en torno a ese nivel. Si el nivel de desempeño establecido fue bajo, los jefes asumen que eso es todo lo que esas personas son capaces de alcanzar, lo aceptan como un hecho y dejan de desafiarlas para hacerlo mejor.Ambos bandos refuerzan lo que el otro cree, más o menos conscientemente, a través del cuerpo y del lenguaje.

Sabemos que no es gratis, desde varios puntos de vista, reconstruir equipos, depurarlos o decidir quiénes los integrarán en un proceso de armado. Al mismo tiempo, estamos en un momento en que el nuevo liderazgo, una de cuyas variantes es el estilo coaching, requiere del líder el acompañamiento de su gente, como equipo de trabajo e individualmente, para el desarrollo de su potencial de modo de que puedan alcanzar su máximo rendimiento. Sin duda esto requiere de muchos ajustes en el vínculo del jefe con los supervisados y de ejercitar un cambio en el tipo de observador que es de cada miembro de su equipo para ver ese potencial.

La solución para integrar equipos  de trabajo de alto desempeño y efectivos excedería entonces las recomendaciones habituales en la enorme literatura sobre liderazgo:

• Ver en las personas más de lo que ellas ven dentro de sí mismas.
• Verlas como lo que podrían llegar a ser.
• Convencerlas de su grandeza.
• Ayudarlas a escalar más allá de sus limitadas y auto-impuestas “áreas de posibilidad”.
• Contribuir a construir las capacidades que cada uno necesita para aumentar la productividad de su equipo.
Vale la pena intentar poner en práctica el Efecto Pigmalión como solución a los problemas de desempeño de los miembros de suequipo de trabajo antes de avanzar en desvinculaciones. Más que un poco de tiempo, no hay mucho que perder.

Viviana Arbelo

2 Responses to Una solución para equipos: el efecto Pigmalión

  • Maria Eugenia says:

    Yo, cuando me inicie en el cargo que desempeño, le dije que nosotros ibamos a formar un equipo de trabajo, ya que yo venia de afuera y venia a integrar en esta sucursal el plantel y que necesitaba de ellos porque ibamos a complementarnos unos a otros

  • Maria Eugenia says:

    Yo, cuando me inicie en el cargo que desempeño, le dije que nosotros ibamos a formar un equipo de trabajo, ya que yo venia de afuera y venia a integrar en esta sucursal el plantel y que necesitaba de ellos porque ibamos a complementarnos unos a otros

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |