Cómo detectar en qué nivel fallan los equipos de trabajo

El interés por detectar en qué nivel fallan los equipos de trabajo, más allá de las opiniones fundadas de sus líderes, genera muchas explicaciones en distintos contextos. Pero cómo hacerlo?
Hay muchas razones por las cuales un equipo puede fallar, o el concepto de trabajo en equipo puede no incorporarse dentro de un grupo de trabajo. Estas fallas pueden verse tanto en el fracaso de entrenamientos, de ejecución de proyectos, en un bajo nivel de desempeño a partir de cambios de procesos, de estructura o de contexto, etc. En la vida de las organizaciones reales habrá distintos ejemplos de estas fallas o dificultades que tienen un denominador común: los involucrados no incorporan en algún nivel los conceptos o prácticas esperadas y el intento fracasa pese a que los contenidos e intención fueron excelentes.
Ese “nivel” al que nos referimos, pese a manifestarse en el comportamiento de personas individuales, es no sólo profundo, sino social: pertenecen a grupos enteros determinados por niveles jerárquicos o por tipo de trabajo, a equipos de trabajo y aún a organizaciones enteras. En las organizaciones suele referirse a las causas de estas fallas o dificultades como actitudinales o motivacionales. Y lo les falta razón, ya que el grado de motivación de una persona determinará qué recursos internos estará dispuesta a movilizar. La motivación es lo que estimula y activa cómo piensan las personas y lo que harán en una situación particular.
En este sentido, es útil tener un modelo que, más allá de las características particulares de cada situación, sea una herramienta para observar en qué medida la motivación de las personas individuales y en equipos de trabajo puede estar siendo afectada por distintos aspectos del proceso.
Robert Dilts. un experto en PNL, proporciona el siguiente modelo de Niveles Lógicos inspirado en George Bateson
Misión: un deseo apasionado de contribuir a algo más grande que uno mismo.
Identidad: nuestro sentido de quiénes somos realmente.
Creencias y valores: las máximas centrales que nos guían sobre cómo es el mundo y cómo deberían comportarse las personas.
Capacidades: nuestras habilidades.
Comportamientos: las acciones que realizamos.
Ambiente: donde realizamos esas acciones.
Mientras que la abstracción va disminuyendo de arriba hacia abajo, en realidad, a medida que se asciende hay mayor impacto en el comportamiento y la experiencia. En este modelo, la motivación comienza con la misión y afecta a los otros niveles: nos inspira a cambiar cómo nos vemos, cómo percibimos el mundo, las habilidades que aprendemos, etc. Sin embargo, es posible que el efecto de niveles más bajos impacte en los superiores. Un ejemplo es el ambiente, que puede ser un determinante poderoso.
Un caso claro de la influencia de estos niveles es el entrenamiento. Esta es una intervención en el nivel de las capacidades. Pero si los participantes por alguna razón consideran que el material es inadecuado en un nivel superior (por ejemplo, contradice sus creencias y valores o no responde a su sentido de identidad) no tendrá el resultado esperado. En el caso de los comportamientos, si los esperados están en disonancia con la percepción de capacidades personales que tienen los responsables de llevar a cabo esas acciones, encontraremos resistencias.
No siempre será fácil visualizar el impacto de los niveles y está claro que las fallas, dificultades o bloqueos pueden ocurrir en todos los niveles, por lo que la tarea de analizar cuál puede estar afectado en los procesos en los que participa un equipo de trabajo deberá estar a cargo de un coach o un líder capacitado para observar estas situaciones.

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |