Cuando las papas queman

Según lo que se viene observando y estudiando desde hace décadas y que parece ser un tema que no se cuestiona en ningún lado, es que la comunicación efectiva, es decir, la que da lugar a la coordinación de acciones con otros, es una condición necesaria para el buen funcionamiento de un equipo y su ausencia tendrá consecuencias en la efectividad del equipo en su conjunto. Es decir: mala comunicación, malos resultados.

Es algo para mirar sólo cuando todo está más o menos bien? En realidad no. Cuando las papas queman – y hasta cuando se están simplemente entibiando – el poner foco en la forma en que nos comunicamos, que es de lo que va a depender ni más ni menos que casi todo lo que hacemos, es fundamental.

Sin embargo, en esas oportunidades, por ejemplo la situación financiera actual, otros temas candentes son objeto de atención como si éstos no requirieran de la comunicación para ser resueltos. Es como una prioridad teórica que pierde terreno ante las exigencias de cumplir con deadlines y otros cientos de cosas que ocupan el tiempo de las personas en las organizaciones. “Cuando estemos mejor tendremos tiempo de ocuparnos de eso”, parecería ser el argumento. No está muy extendido, por suerte, pero está.

Según Roger Schwarz, en su modelo de efectividad grupal siempre vigente, el primer criterio de efectividad de un equipo es si los servicios que ese equipo brinda o los productos que realiza cumplen o exceden los estándares de la gente que los recibe, los usa, o los revisa. Qué grado de probabilidad hay de que lo producido por un equipo esté a la altura de las expectativas de quienes lo reciben si la comunicación dentro del equipo y con su entorno es inefectiva? Si no nos convence, tomemos el otro criterio de efectividad de los equipos según Schwarz, que dice que los procesos usados por el equipo para llevar a cabo el trabajo mantienen o mejoran la capacidad de los miembros para trabajar juntos en tareas grupales. Estos procesos tiene que ver con las siguientes preguntas: cómo tomamos decisiones conjuntas? es decir, cómo nos ponemos de acuerdo sobre qué hacer, cómo hacerlo y cuándo?; cómo nos aseguramos de ir ajustando los desvíos?; cómo hacemos para que nuestra interacción favorezca que sigamos trabajando juntos?; cómo hacemos para resolver conflictos?; cómo resolvemos problemas? Parece básico y lo es. Necesario? Siempre. Imprescindible cuando las papas queman.

Viviana Arbelo

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |