En este rincón, la comunicación efectiva; en el rincón opuesto…

Varias cosas conspiran contra la comunicación efectiva en los equipos y organizaciones en su conjunto.

Tomemos sólo dos situaciones que se ponen en el rincón opuesto del ring. Una situación es cuando, pese a ser considerada como una competencia central, no está incluida en la evaluación de desempeño (cuando las hay) y cuando está incluida, lo está de manera ambigua, sin asociarla a comportamientos comprobables. Otra es que como competencia individual, a veces no es especialmente valorada contra otro tipo de habilidades. Es como si se le “perdonara” a alguien esa falta porque tiene otras virtudes que lo hacen valioso. No habla, se retrae, o grita y se pelea pero es bueno en tal otra cosa. Esto está relacionado a que la comunicación incluye conversaciones difíciles con más frecuencia de lo que nos gustaría. Y no todos nacemos con habilidad para hablar con otros cuando sabemos que vamos a opinar diferente, que aparecerán emociones fuertes y que hay cosas en juego que son importantes para ambas partes.

Más allá de que hay entrenamientos individuales y grupales para encarar conversaciones difíciles y que en las evaluaciones de desempeño se pueden incluir indicadores para que evaluador y evaluado puedan discutir si el mejoramiento ocurrió o no, hay algunas cosas que podemos hacer para mejorar la comunicación:

1. Agendar un tiempo para revisar prioridades y hablar sobre temas que si son resueltos, los hará más productivos.

2. Identificar y compartir con el equipo los comportamientos efectivos e inefectivos o los que deberían producirse para mejorar el desempeño. Si el líder empieza evaluando sus propios comportamientos ante el equipo, mejor.

3. Hacer una encuesta preguntando: qué comportamientos nos ayudan a hacer nuestro trabajo? Qué comportamientos lo dificultan? Qué sugerencias podemos hacer para mejorar nuestro trabajo o nuestro equipo?

4. Plantear a la gerencia o nivel que corresponda un problema de comunicación previamente acordado con el equipo.

La comunicación no debe ser dejada al azar. Si le dedicamos un tiempo sistemáticamente a hablar sobre lo que funciona y lo que no, podremos empezar a tratar los temas menos conflictivos primero, para luego abordar los difíciles.

Viviana Arbelo

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |