Líderes que inspiran

Leyendo un posteo de Sylvia Ann Hewlett en el blog del Harvard Business Review sobre la forma de inspirar al personal que tienen algunos prominentes líderes, como Steve Jobs de Apple, por ejemplo, y la sencillez con la que transmiten sus valores, ideas y entusiasmo, recordé una entrevista que hicimos hace alrededor de cuatro años a un líder argentino, Gustavo Bianchi, que se desempeñaba – supongo que lo sigue haciendo – en la industria del petróleo.

Bioquímico que llegó a esa industria después de pasar por la CONEA, con una formación muy sólida en Argentina y en el exterior, de gran capacidad técnica y pensamiento transgresor, nada afín con las teorías del liderazgo y los cursos de formación de líderes, reconoce haberle llevado su primer año en la industria el aprender a escuchar y a cambiar su lenguaje y desde ahí ser escuchado y encontrar soluciones junto con los otros.

Así como el CEO de Time Warner tiene almuerzos con grupos pequeños de empleados que no tienen contacto directo con él, en donde explica su visión y contesta sus preguntas, Bianchi nos relató de su costumbre de tener reuniones de “mate” en donde habla de todo con la gente vinculada a sus proyectos e intercambian ideas de cómo hacer. Nos habló de la formación de sus equipos de trabajo con gente con diversos intereses pero un común nivel de entusiasmo por el proyecto que los nuclee, de sus actividades “outdoors” organizadas por él mismo cuando van a campo, consistentes en cabalgatas, rafting, partidos de fútbol. Y nunca deja de lado las reuniones informativas: en aquella época todas las semanas dedicaban una ahora a que cada uno cuente en qué estaba trabajando. Pero no más de una hora.

Habla de la importancia de hacer, más que de hablar. Deja que la gente se maneje sola una vez consensuadas las acciones, pero observa y antes de que haya problemas, si se equivocan, les corrige el rumbo. El hablar, según sus visión, tenía que presentar contenido. Coincidentemente con lo que relata Hewlett, sus comentarios no quedaban en “¡buen trabajo!”; su trabajo podía ser definido también como de mentor y nos contó de su predileccion por desarrollar equipos de trabajo y dejarlos cuando ya estaban funcionando muy bien, como si fuera un director de tesis.

Qué pasa cuando una persona así deja un equipo? Hewlett habla del alivio de los inversores cuando Jobs se reintegró en junio después de una licencia por enfermedad, aunque es evidente que Apple es mucho más que Jobs. De la misma forma: ¿qué habrá pasado con los equipos de trabajo formados por Bianchi? Lo busco y les cuento. Y si alguien sabe, me cuenta.

Viviana Arbelo

2 Responses to Líderes que inspiran

  • Mario says:

    Resalto de este artículo la importancia de dejar trabajar libremente dentro de las consignas fijadas y cuan importante es el punto inicial del lider y el apoyo oportuno. Si el equipo “vive” después que el lider se haya ido, es seguro que ese lider cumplio su objetivo.

  • Mario says:

    Resalto de este artículo la importancia de dejar trabajar libremente dentro de las consignas fijadas y cuan importante es el punto inicial del lider y el apoyo oportuno. Si el equipo “vive” después que el lider se haya ido, es seguro que ese lider cumplio su objetivo.

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |