“Pensamiento de grupo”

Lloyd J. Thomas, Ph.D., con más de 30 años de experiencia como psicólogo y coach (DrLloyd@CreatingLeaders.com or LJTDAT@aol.com), escribió en estos días sobre los peligros del pensamiento de grupo. Vale la pena traducir el contenido del artículo que no tiene desperdicio. Dice Thomas:

Cuando escucho a comentaristas políticos, veo propaganda política vitriólica que anticipa las elecciones nacionales del 2014, no puedo sino pensar en los peligros del “pensamiento de grupo”.

El término fue acuñado por William H. White, Jr.  En 1952 y deriva del término “doblepensar”, introducido por George Orwell en su novela “1984.” Implica un “deterioro en la eficiencia mental, el testeo de la realidad y los juicios morales como resultado de la presión del grupo”. Veinte años más tarde, Janis Irving definió el principio primario del pensamiento de grupo como “cuanto más espíritu de cuerpo hay entre los miembros de un grupo hacedor de políticas, mayor es el peligro de que el pensamiento crítico independiente sea reemplazado por el pensamiento de grupo, lo que es factible que resulte en acciones irracionales y deshumanizadas dirigidas contra otros grupos”.  En otras palabras, si los miembros de un grupo acuerdan sobre la corrección de sus puntos de vista, serán proclives a resignar su propio pensamiento crítico independiente y a reemplazarlo por el pensamiento de grupo.

En términos políticos, si usted define su membresía a un partido político específico y escucha lo que ese partido considera lo que es “correcto” pensar, es altamente probable que usted comience a pensar de la misma manera y a tener las mismas opiniones, no importa cuán irracionales o deshumanizantes sean esos pensamientos y opiniones.

Cuando usted entra en el pensamiento de grupo, generalmente muestra ciertos síntomas psicológicos.  Algunos son: la ausencia de su propio pensamiento creativo, racional y crítico; sobreestimación del poder y moralidad del grupo; estereotipar; cerrar la mente; creer en los valores y verdad de las creencias del grupo; creer en la ilusión de unanimidad o cohesión de las opiniones del grupo; sentirse presionado para conformar al grupo.

No obstante, si el grupo alienta o invita al disenso individual o pide ideas o pensamientos que no conforman la mayoría de las opiniones y busca estrategias alternativas a la resolución de problemas, es probable evitar el sufrir de “pensamiento de grupo” aun siendo un miembro de un grupo altamente cohesionado. En su libro “Víctimas del Pensamiento de Grupo”, Janis dice que los grupos encargados de la toma de decisiones o elaboradores de políticas (legisladores?) no están necesariamente destinados al pensamiento de grupo. 

El pensó en algunas maneras de prevenirlo que incluyen:

  1. Los líderes deben asignar a sus miembros el rol de “evaluador crítico”.  Esto permite que se ventilen libremente objeciones y dudas.
  2. Los líderes no deben expresar su opinión al asignar una tarea al grupo.
  3. Los líderes deben ausentarse de muchas de las reuniones de grupo para evitar influenciar excesivamente en los resultados.
  4. La organización debe asignar la misma tarea a grupos independientes.
  5. Todas las alternativas efectivas deben ser examinadas.
  6. Cada miembro debe discutir las ideas del grupo con personas de confianza fuera del grupo.
  7. El grupo debe invitar expertos externos a las reuniones. Los miembros deben ser autorizados a discutir con y preguntar a expertos externos.
  8. Al menos un miembro debe tener el rol de abogado del diablo.  Debería ser una persona diferente en cada reunión.

Cuando esas sugerencias son seguidas, los peligros de engancharse con el pensamiento de grupo disminuyen.  Cuando eso ocurre, el propio pensamiento racional, crítico y creativo emergerá y se fortalecerá.  Tal vez puedan así incluso sobrevivir mentalmente la temporada de propaganda  y campaña política.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |