Tres elementos clave para el coaching ejecutivo

A raíz de un debate en una red social sobre los valores necesarios para el ejercicio de la profesión del coaching, más allá de valores vinculados a la ética profesional, el respeto, la integridad, etc, con los que acordamos totalmente, reflexionamos sobre los elementos clave de un coaching ejecutivo efectivo orientado al mejoramiento del desempeño de equipos de trabajo y a proveer soluciones para equipos de trabajo.

Esto tuvo dos resultados: la conclusión de que la efectividad debería ser considerada un valor, – si consideramos a un valor como una regla de juego que determinan en última instancia qué es aceptable y qué no – y la selección de tres elementos que pueden considerarse clave para el coaching ejecutivo efectivo.
Responsabilidad del coachee: en un coaching ejecutivo efectivo, el coachee se considera responsable por los resultados.  Se mantiene abierto, escucha el feedback aunque sea incómodo, incluso admite la medición a través de técnicas psicométricas y acepta la opinión de otros como fuentes de información válidas.  Se hace responsable por las acciones que deriven de estos datos.
Dirección: el coaching ejecutivo efectivo deberá ser parte del plan de desarrollo del personal porque es parte de una planificación orientada a lograr objetivos y resultados en el negocio.  Las tareas son por lo tanto medibles y  alcanzables. Los conocimientos que incorpora el coachee tienen resultados prácticos alineados con los objetivos del negocio y al mejoramiento del desempeño de su equipo de trabajo.  La dirección es determinada a nivel estratégico y los resultados monitoreados a medida que se progresa en el proceso.  El coaching ejecutivo efectivo puede poner al descubierto barreras estructurales para el logro de un alto desempeño dentro del equipo de trabajo y de la organización.  En algunos casos deriva en la revisión de políticas, procedimientos, sistemas, etc para hacer posible el mejoramiento en la perfomance.
Apertura: el requerimiento de una comunicación abierta y del permanente mejoramiento de las relaciones interpersonales alcanzará a toda la organización porque el coaching ejecutivo es una propuesta para el mejoramiento del negocio a través del apoyo a un ejecutivo.  El coaching no apunta a reparar personas disfuncionales sino a lograr el mejoramiento en los resultados del negocio a través del coaching.  El abordaje es, entonces, un proceso en el cual el coachee se abre a un proceso de auto gerenciamiento, teniendo los elementos para monitorear los resultados que va obteniendo.  Es por eso que en Sociología Clínica Consultores llamamos a este proceso Self Management Training, apoyándonos en nuestras intervenciones en estos tres elementos.

Viviana Arbelo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Somos especialistas en desarrollo de equipos. Con el sustento de la sociología clínica, mejoramos la forma en que la gente trabaja en equipo, incrementando su productividad con mayor bienestar.

Diseñamos actividades a medida con las que contribuimos a desarrollar equipos, mejorar su desempeño, reducir conflictos internos, revitalizar equipos desmotivados, etc.

Nuestros objetivos son: producir el cambio actitudinal necesario, dejar capacidades instaladas, colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |