Personas negativas en el trabajo

personas negativas en el trabajo¿Tenemos compañeros, jefes o empleados negativos en nuestros equipos de trabajo?

Pueden ser realmente frustrantes: no importa lo que se diga, ellos tienen la capacidad de torcer negativamente la idea o situación. Incluso algunos son tan negativos que las personas sienten que se sienten agotados simplemente por estar cerca de ellos y el clima del equipo de trabajo se resiente visiblemente.

En relación a esto, recibimos unos comentarios interesantes a través de la Newsletter de Michael Kerr, llamada Humor at Work (El Humor en el Trabajo).

Kerr es un conferencista internacional y uno de los más demandados en Canadá en este momento.  Entre sus libros están “Putting Humor to Work,” y “Inspiring Workplaces.”  Su próximo libro se llama  “The Way Work Ought to Be!” 

En la última Newsletter, Kerr trae el tema de las personas negativas y quejosas  junto con el dato de que algunos estudios sugieren que alrededor del 70% de los conflictos en el trabajo ocurren no por lo que la gente dice sino por cómo lo dice.  Además, aporta el dato apabullante de que se estima que en un típico ambiente laboral hay 10 comentarios negativos por cada comentario positivo.  No sólo esto, sino que los comentarios negativos tendrían cinco veces el poder de cada comentario positivo!, trayendo a colacion el trabajo de Marcial Losada sobre quien publicamos anteriormente en este blog acerca de la mediciónde equipos de trabajo de alto desempeño.  

Relata Kerr que Marcial Losada encontró, después de 10 años de investigación sobre equipos de trabajo de alto y bajo desempeño, que 3:1 es la relación de emociones positivas y negativas necesaria para que un equipo sea exitoso.  Idealmente, si en su ambiente laboral esa relación puede llevarse a 6:1, tendrá más probabilidades de contar con una cultura de trabajo realmente inspiradora en su equipo de trabajo, aún si el resto de la organización no acompaña.

Por supuesto, Kerr asume que no es un cambio simple para hacer y sugiere que lo primero sería incrementar la conciencia sobre el poder del lenguaje verbal y corporal, usando distintos y heterodoxos métodos que él promueve a través del uso del humor en el trabajo: una mascota gigante, señales humorísticas, ponerse una bandita elástica en la muñeca y dándose un pequeño golpecito con ella cada vez que se dice algo negativo, o que el que haga ese tipo de comentario, ponga unos centavos en una alcancía para alguna finalidad que el equipo apruebe …en general, mensajes que ayuden a que la gente piense dos veces antes de hablar y que los aliente a ser conscientes de cómo pueden llegar a ser percibidos sus comentarios.

Finalmente y tal vez lo más importante, sugiere que DEBEMOS CONSIDERAR QUE LOS QUE SE QUEJAN O TIENEN COMENTARIOS NEGATIVOS PUEDEN TENER ALGO IMPORTANTE QUE DECIR, sólo que no saben cómo expresarlo de una manera positiva.

No se trata de poner linda cara y evitar el conflicto a toda costa, ignorando el elefante en la habitación. Cuando no se presta atención a todas las voces de un equipo de trabajo por temor a una confrontación, se pueden esperar errores de distinta gravedad y, probablemente,  habrá buenas ideas que no se tendrán en cuenta. Los buenos ambientes laborales crean un clima en donde todas las ideas se debaten.

Propone considerar que la razón por la cual a veces los empleados caen en comportamientos negativos es porque no se les ha dado toda la información, se sienten excluidos, o sienten que no han sido escuchados o no se les ha dado el lugar a poner sus ideas sobrela mesa. Para crear una gran cultura de trabajo se debe diferenciar entre el debate honesto, abierto, crítico – constructivo versus el lenguaje destructivo, drenador de energía.

 

 

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |