Tres sombreros para gerentes intermedios

Buscando la efectividad de equipos de trabajo, mucho se hizo ya por atender a la figura ya familiar del gerente intermedio, aunque no sé si se da la importancia que requieren los distintos sombreros que tienen que usar los diferentes niveles de gerentes intermedios que encontramos hoy en las grandes empresas, desde los conductores de las distintas unidades de negocios – cada uno prácticamente un gerente general en su unidad – a los de las siguientes líneas divisionales.
El gerente intermedio alcanza sus metas fundamentalmente manejando relaciones dentro y fuera de sus equipos de trabajo.
Pocas cosas puede hacer solo: debe recibir el apoyo, la cooperación o la aprobación de muchas personas. Sin embargo, manejar relaciones requiere que desempeñe diferentes roles: hacia arriba, como subordinado o seguidor, hacia abajo, como superior de su equipo de trabajo, lateralmente, como par. Tres sombreros versus un único sombrero para el gerente general. Para colmo, tiene que ser bueno en los tres roles y no sólo eso: cambiar rápida y frecuentemente de uno a otro. Y con efectividad.
¿Pero qué es lo que pasa? Hay gerentes intermedios que son buenos para desempeñar un rol (por ejemplo, seguir indicaciones) y no tan buenos para los otros (por ejemplo, los mismos son vistos por sus reportes como débiles, poco razonables o ineficaces para responder a sus necesidades). También ocurre que en algunas situaciones se plantean intereses en conflicto: reafirmar su autoridad frente a sus reportes puede requerirle ignorar órdenes superiores y viceversa; negociar con pares puede incidir negativamente en su relación con el gerente general.
En este juego de sombreros hay algunos tips que se pueden tener en cuenta para saber en qué ocasión ponerse cada uno, además de usarlos con gracia:
> Identificar los tres tipos de requerimientos en cada situación específica, para lo que tendrá que considerar los objetivos de los involucrados en los tres tipos de relaciones.
> Usar los tres sombreros equilibradamente. La negociación, siendo lo más explícitos posibles, ayudará a que no se tengan que poner un sombrero arriba del otro. ¿Negociación primero con uno mismo?
> Comunicar a otros su comprensión de los roles múltiples en las relaciones, procurando que estos otros tengan en cuenta que ésto es también válido para ellos mismos.
Resolver estas cuestiones individualmente no es fácil y a través de la capacitación no es tan simple que los destinatarios encuentren respuesta a estas situaciones. La opción más válida, a nuestro juicio, es considerarlas como una situación estructural de la gerencia intermedia, más allá de la mayor efectividad que se observe en uno u otro rol, y proveer de coaching grupal para este nivel de gestión. El coaching por un proveedor externo es una herramienta eficaz para llegar a una pauta de comportamiento consistente y satisfactoria en distintos escenarios que contribuirá a reforzar el liderazgo de los gerentes intemedios, hará más probable el desarrollo de sus equipos de trabajo y ayudará a solucionar los problemas que se derivan de usar mal los sombreros.
Viviana Arbelo

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |