Valores para el coaching ejecutivo

A propósito del tema de los valores que nos ocupa desde hace un tiempo, y en relación con el posteo anterior en el que se hizo referencia a los valores de los coachees, en mayo de 2007, durante la conferencia internacional de la WABC (Worldwide Association of Business Coaches) en Vancouver, la Sra. Johnson, CEO y Presidente de esa institución, dió un discurso en el que hizo referencia a los valores y el coaching ejecutivo o de negocios.
Entre otras cosas dijo:
“Para ganarnos el derecho de pedir a otros, primero debemos exigirnos más a nosotros mismos.
Cuáles son los valores esenciales que se requieren de un coach de negocios? Creo que son cinco:
1. Autenticidad.
2. Integridad.
3. Coraje.
4. Perseverancia.
5. Incesante mejoramiento personal.

1. Autenticidad.  Fue Shakespeare quien dijo: “Esto sobre todo: que nuestro propio ser sea verdadero”.  Consistentes con nuestros valores en forma constante; centrados en nuestra intención; focalizados en nuestro propósito.  Cómo podemos ser de valor para otros a no ser que seamos primero verdaderos nosotros mismos?
2. Integridad.  Cuando los valores están asociados a los comportamientos y continuamente evidenciados en las acciones, demostramos integridad. Decimos lo que pensamos, pensamos lo que decimos.  Nuestras acciones hablan por nosotros. Las palabras pueden confundir, pero las acciones definen.  Como dijo Alfred Adler, psiquiatra austríaco: “confíen sólo en el movimiento.  La vida ocurre en el nivel de los eventos, no de las palabras”.
3. Coraje.  Por sobre todo, debemos comprometernos a hacer lo que creemos es correcto verificando nuestras decisiones y acciones frente a nuestros valores y desafiando a nuestros clientes a hacer lo mismo.
4. Perseverancia.  Es crítica para las personas a quienes servimos.  Muestra nuestra lealtad y despierta su coraje.
5. Permanente mejoramiento personal.  Para accionar desde los estándares más altos de nuestro profesionalismo, creo que es crítico que regularmente examinemos nuestras intenciones, nuestras motivaciones y nuestra competencia.
Resumiendo, nuestros valores para ejercer el coaching de negocios o ejecutivo – autenticidad, integridad, coraje, perseverancia y mejoramiento personal continuo – se dirigen al bien común en su realización.  De manera que nos hacemos una pregunta que considero crítica: reconociendo y viviendo nuestros valores como los hemos definido, cómo podemos servir de verdad a otros que no aspiran ni se comprometen con los mismos valores?
Permanecer alineados con nuestros valores calificando a nuestros clientes es esencial para nuestro proceso.  Debemos testear la evidencia de sus acciones a partir de sus comportamientos, no ser persuadidos por sus palabras, antes de involucrarnos en una relación significativa y duradera”.

Nos parecen importantes estos conceptos si ponemos al coaching ejecutivo en el contexto de las herramientas para elevar el nivel de equipos de trabajo y organizaciones, con vistas a mejorar los resultados del negocio.  Los valores en una relación de coaching ejecutivo – tal vez más evidentemente en este caso que en otros – son una calle de doble vía a la que debemos prestar atención.

Viviana Arbelo

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |