Caja de crayones o gran trabajo para equipos


Esta entrada no es una publicidad de New York.
El tema es que hay una página que vale la pena chequear www.BoxOfCrayons.biz y que, según lo vemos nosotros, tiene todo que ver con el desarrollo de equipos de trabajo.
Ahí nos cuenta Michael Bungay Stanier que Milton Glaser, el creador del famoso logo de New York, en su libro Art of Work dice que TODO lo que hacemos cae en una de estas tres categorías: Mal Trabajo, Buen Trabajo y Gran Trabajo.

1. Mal trabajo.  Cuando decimos “qué estoy haciendo”, “esta es una hora de mi tiempo que no voy a recuperar”, eso es mal trabajo.  En las organizaciones a veces es categorizado como burocracia.   Son las reuniones que no tiene fin, el papeleo que hay “necesita” ser completado, sin un propósito claro, es el proceso que se creó en 1979 de 10 pasos cuando necesita sólo uno…
Propone un test del Mal Trabajo con el Comité de Cortar la Pavada: si uno sospecha que uno puede generar un Comité de Cortar la Pavada propio, es que tenemos Mal Trabajo en nuestras manos.  Es interesante notar que no es qué tan bien hacemos el trabajo.  En realidad, parte de la maldición del Mal Trabajo es que lo podemos realizar con un estándar excelente.
2. Buen Trabajo.  Es lo que hacemos la mayoría de nosotros la mayor parte del tiempo en los equipos de trabajo efectivos. No hay ningún problema con el Buen Trabajo: usamos nuestras habilidades, logramos cosas, cobramos por eso.
Las organizaciones aman a los que hacen Buen Trabajo porque el trabajo es eficiente y sin errores.  Pero tiene sus limitaciones: crea confort pero no extrae lo mejor de la gente y de la organización.  En realidad, en muchas organizaciones hay tanto Buen Trabajo que le quita tiempo y espacio al Gran Trabajo.
3. Gran Trabajo.  Es el que desafía e inspira, que trae riesgo y recompensa, excitación y miedo. Es lo que los CEOs proclaman como importante –  innovación, diferenciación – y es un desafío implementarlo por la tensión entre la promesa del Gran Trabajo y la confiabilidad del Buen Trabajo. Es lo que detectamos en los equipos de alto desempeño.
A nivel personal el Gran trabajo es un lugar de inspiración, donde de pronto todo nuestro pasado cobra sentido (“ahhh, es por eso que estudié tal cosa, hice tal otra, me equivoqué acá y experimenté asá”).  El Gran Trabajo es el lugar que honra nuestras habilidades, nuestra pasión y nuestra experiencia.  También es un lugar difícil de ocupar.  La tentación de bajar al confort del Buen Trabajo es mucha y constante. “Quién sos vos para probar esto?, cómo podés ser tan ambicioso? No ves  que vas a fracasar?”

Está bueno no? Qué proporción de trabajo malo, bueno y grande diríamos que hacemos en nuestros equipos? Y nosotros personalmente? Este es un punto de partida poco habitual de diagnosticar en qué nivel de desempeño estamos y de empezar a mirar los pasos que deberíamos dar para contribuir al desarrollo de nuestro equipo de trabajo.

Viviana Arbelo

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |