Jardín de infantes y líderes

Los que están del lado de que los líderes pueden hacerse, y no sólo nacer como tales, se proponen y toman muchísimas y muy buenas ideas para adquirir el tono de líder al servicio, el líder orientado a valores, el líder facilitativo, el líder coach, etc.

Pero me parece que hay un paso anterior sobre el que después podemos construir cualquier tipo de liderazgo con el cartel que se nos ocurra y es el de asumir que el liderazgo es el resultado de un proceso que empieza con aplicar habilidades interpersonales básicas como tener en cuenta al otro y actuar desde mi mejor lugar posible. Hablo de algo parecido a las reglas de conducta que aprendimos en el jardín de infantes: no pegues a tus compañeros ni les hables de mala manera, pedí por favor y decí gracias, no grites, no te hagas el caprichoso, compartí, no dejes desordenado lo que usaste, no mientas, hay un momento para cada cosa, no hables mal de los demás a sus espaldas, caminá lo que hablás (tal vez eso lo aprendimos más tarde), etc. Me hubiera encantado guardar un mail que me mandaron alguna vez sobre justamente el tema de que lo más importante que aprendimos, lo hicimos en el jardín de infantes.

En este sentido, el liderazgo no está asociado a una posición. Es un estado del ser. Cómo seguir trabajando para formar líderes con las herramientas más modernas sin que estas reglas básicas para relacionarnos bien con los otros quede en la caja que tiene mamá junto con los dibujos y las evaluaciones de las maestras?

Encuentro que en muchos casos hay que empezar por ahí, trabajando estos temas con apertura, franqueza y respeto por el estado en el que cada uno se encuentra en este momento, sacando a las personas de las zonas de refugio de actitudes defensivas antiguas y explicaciones reactivas del tipo “yo soy así”. Por supuesto que los valores que sustenta la organización determinarán a veces subliminalmente el estilo de liderazgo aceptado, que puede ser distinto al declamado. Otro aspecto que es conveniente mostrar. Pero la aplicación de modelos y herramientas sofisticadas deberán estar ancladas en las reglas básicas. Si no, no vale.
Gracias Mrs. Grier

Viviana Arbelo

4 Responses to Jardín de infantes y líderes

  • Silvia Salcedo says:

    Excelente comparación me di cuenta q el mejor ejemplo de liderazgo es el que te enseñan en Casa y sobre todo por los valores, y al haber crisis de valores pocos son los lideres muchos son los jefes y poca es la armonia laboral. Saludos

  • Silvia Salcedo says:

    Excelente comparación me di cuenta q el mejor ejemplo de liderazgo es el que te enseñan en Casa y sobre todo por los valores, y al haber crisis de valores pocos son los lideres muchos son los jefes y poca es la armonia laboral. Saludos

  • Viviana says:

    Así parece ser en muchas organizaciones, Silvia.
    Y esto no es privativo de los líderes. Lo mismo se puede decir de los seguidores. Los que quieren hacer su aporte a la armonía laboral y que no ocupan posiciones de liderazgo, también pueden influir con su comportamiento y actitudes basados en los valores que te enseñaron en casa.

  • Viviana says:

    Así parece ser en muchas organizaciones, Silvia.
    Y esto no es privativo de los líderes. Lo mismo se puede decir de los seguidores. Los que quieren hacer su aporte a la armonía laboral y que no ocupan posiciones de liderazgo, también pueden influir con su comportamiento y actitudes basados en los valores que te enseñaron en casa.

Con el sustento de la Sociología Clínica, analizamos la dimensión social de organizaciones, equipos y proyectos, contribuyendo a tomar decisiones sustentables a través de nuestros servicios de wellness, desarrollo de equipos y evaluación de impacto social.

Nuestros objetivos son colaborar en el análisis de los problemas, dar apoyo en situaciones conflictivas, dejar capacidades instaladas y producir el cambio actitudinal necesario.

Ver el perfil de Viviana María Arbelo en LinkedIn
Síguenos en: |